¿Qué es una llamada a la acción (CTA) y para qué sirve?

Un CTA (call to action) o llamada a la acción es mucho más que un simple enlace o botón colocado en una página web para atraer la atención de los visitantes.

Es una herramienta esencial para impulsar la tasa de conversión y conseguir que los usuarios se registren en nuestra lista de correo, compren nuestro producto, contraten nuestro servicio, o contacten con nosotros.

Este anglicismo, muy utilizado en marketing digital, se refiere a uno de los últimos pasos para convertir a un visitante o un prospecto en un cliente.

Al crear una llamada a la acción, es importante no dejar nada al azar. Hay que tener en cuenta el mensaje utilizado en el CTA, cada palabra utilizada, los colores elegidos para diseñar el botón o incluso la posición del enlace dentro la página. 

¿Qué es un CTA en marketing digital?

La llamada a la acción o CTA es un elemento clicable o enlace colocado dentro del contenido de una página web, cuya finalidad es incitar al usuario a realizar una acción específica, determinada de antemano como parte de una estrategia de marketing.

Los CTAs pueden colocarse en la página principal de un sitio web, en una landing page, en un artículo del blog, en un correo electrónico, en un banner publicitario, etc.

Las llamadas a la acción pueden adoptar la forma de un botón (un recuadro de un determinado color que contrasta con el fondo), un texto con enlace, una imagen o una ventana emergente.

Hay muchos factores que pueden determinar la efectividad o tasa de conversión de un CTA: el diseño, los colores, el tamaño, el mensaje, la ubicación dentro del contenido, etc.

ejemplo cta spotify

¿Cuál es el objetivo de una llamada a la acción o CTA?

El propósito de un CTA es animar al usuario a interactuar con una página, para que avance en el camino de la conversión o embudo de ventas.

Por ejemplo, una vez que el usuario ha hecho clic en el CTA con forma de enlace o botón, se le envía a una landing page que incluye los detalles de la oferta y se le da la oportunidad de llevar a cabo la acción deseada, normalmente tras rellenar un formulario.

Las llamadas a la acción pueden servir para:

  • Contactar con la empresa
  • Descargar un lead magnet (guía gratuita, plantilla, etc.)
  • Suscribirse a un boletín, newsletter o lista de correo
  • Asistir a un evento
  • Añadir un producto al carrito de la compra
  • Solicitar un presupuesto
  • Llamar por teléfono
  • Enviar un mensaje a Whatsapp
  • Etc.

Cualquiera que sea la acción en cuestión que provoca hacer click en el CTA, la mayoría de las veces tiene por objeto iniciar o impulsar la relación entre el usuario y la empresa para alcanzar los objetivos marcados en la estrategia de marketing.

Un caso típico es el del usuario que hace clic en un CTA, se le envía a una sencilla landing page con un formulario y da sus datos de contacto a cambio de acceso a contenido gratis.

A esto se le llama lead magnet y puede consistir en descargar una plantilla editable, el acceso a un webinar o masterclass, un curso gratuito, cupones o descuentos, un estudio o informe de un sector, ebooks o guías gratis.

Al hacerlo, el usuario ha confirmado su interés por los productos o servicios de la empresa, mientras que ésta ha recibido un correo electrónico que le permite seguir en contacto con su prospecto.

Ahora la empresa puede añadir el email del usuario en su base de datos y se le considera un potencial nuevo cliente al que intentará llevar a la última fase del embudo de ventas a través del email marketing.

Para conseguir esto, el mensaje de llamada a la acción debe incitar al usuario a hacer click. Para aumentar la tasa de conversión de un CTA se utilizan con más frecuencia mensajes con verbos de acción o formulaciones que prometen algún tipo de beneficio:

  • Haz clic aquí
  • Descargar gratis
  • Regístrate ya
  • Llamar ahora
  • Me interesa
  • Aprender más
  • Oferta especial
  • Prueba gratuita
  • Pedir presupuesto
  • Ver precio
  • Quiero apuntarme

El CTA como herramienta de conversión

Gracias a los CTA presentes en las páginas, los usuarios saben claramente qué acciones deben realizar para avanzar en el túnel de conversión.

Por lo tanto, las llamadas a la acción son posiblemente el elemento más importante de un contenido, ya que el objetivo final es establecer el vínculo entre la oferta y el usuario con el fin de convertir y generar una venta.

Sin una llamada a la acción, es difícil, si no imposible, alcanzar los objetivos de ventas de una página web.

Por ejemplo, si no se añade un CTA en las entradas del blog, una vez leídas, no conducirán al usuario a ninguna interacción, las landing pages permanecerán invisibles, los formularios no se rellenarán y los carros de la compra permanecerán vacíos.

En cambio, un botón CTA bien posicionado dentro de una web, por ejemplo al final de una entrada de blog que recibe cientos o miles de visitas mensuales, ofreciéndole la posibilidad de suscribirse al boletín de noticias o de acceder a contenidos temáticamente relacionados, tiene todas las posibilidades de animar a los visitantes a dar el siguiente paso en el embudo de conversión.

Las cifras muestran la utilidad de las CTA para la conversión. Por ejemplo, un correo electrónico con un solo CTA aumenta el porcentaje de clics en un 371%.

Añadir una llamada a la acción a una página de Facebook aumenta el porcentaje de clics en un 285%. Y la incorporación de botones CTA en las plantillas de las entradas del blog tiende a aumentar los ingresos en un 83% en un mes.

¿Quieres saber más? No te pierdas nuestro artículo: Como optimizar una llamada a la acción (CTA) y aumentar conversiones